¿Quiénes somos?

Historia

Asociación Educación para el Desarrollo Intipachamama, fue creada como organización en el año 2001. A partir de las experiencias de trabajo transcurridas en los siguientes seis años, se tomó la decisión de iniciar el proceso de legalización mismo que concluyó en el año 2010. La figura legal bajo la cual se ampara la organización, es la de Asociación sin Fines de lucro, de carácter social y educativo. Se rige por lo establecido en los estatutos de constitución, así como por las regulaciones establecidas en la ley Número Ciento Cuarenta y Siete (No 147).

Desde sus orígenes está fundamentada en la colectividad como herramienta de transformación personal y comunitaria, desde lo local hasta lo global, desde lo personal a lo comunitario. Los basamentos de la organización es la defensa de la vida, de los espacios colectivos vivos, la conexión ancestral como herramienta de lucha y transformación de las realidades personales y comunitarias, esto desde los enfoques metodológicos de la educación popular, integrando los saberes y sentires de todas y todos los miembros de una comunidad, a fin de cuestionar el orden de un sistema excluyente que violenta la vida de los habitantes, especialmente la de las niñas/os, jóvenes, mujeres y pueblos originarios/negros.

Intipachamama es miembro de la Red Jubileo Sur/Américas desde el año 2008, donde participaba en el grupo de seguimiento a las empresas transnacionales y justicia ambiental, desde esos componentes aportaba en la elaboración y sistematización de los procesos locales que eran protagonizados por algunas de las organizaciones miembros de la red. En el año 2013 en la IV Asamblea Regional asume el trabajo de coordinación de la secretaria regional, dicho mandato fue renovado V Asamblea Regional (2019), donde además del trabajo de coordinación regional, hay una responsabilidad directa de seguimiento al Plan Estratégico de la red.

Misión y Visión

Misión: Promover el trabajo de acompañamiento en el desarrollo comunitario, con énfasis en mujeres y jóvenes, mediante un proceso de gestión, identificación de prioridades y de lucha por los derechos individuales y comunitarios.

Visión: Ser un referente nacional y regional en la facilitación de los procesos que fortalecen la conciencia social y el poder de autogestión de los seres humanos para poder ejercer un rol efectivamente protagónico en el mejoramiento integral de sus condiciones de vida.

Objetivos

Objetivo general:

Promover y facilitar los procesos de desarrollo local y personal, privilegiando el trabajo con adolescentes, jóvenes y grupos originarios través del desarrollo de procesos vivenciales (pedagogías lúdicas, investigación y acción) que acompañan la evolución personal y comunitaria de estos grupos, teniendo claridad y énfasis en los protagonismos propios de las y los actores de cada proceso.

Objetivos específicos:

• Promover el acceso a las diversas formas de aprendizajes, conocimientos y construcción de procesos temáticos vivenciales, para aportar al fortalecimiento y construcción de prácticas de bienestar comunitario a nivel local, nacional y regional.

• Contribuir al desarrollo de relaciones libres de cualquier tipo violencia y explotación, para dar lugar a las formas de relaciones armónicas, justas e incluyentes entre los entornos, sus habitantes y todas las formas de vida que en ellos existen.

• Promover un enfoque de acompañamiento y sanación con los grupos que se acompañan, promoviendo la conexión con nuestros saberes y sentires ancestrales que den lugar a la reconexión con la red de la vida.